Los problemas más grandes del blockchain

Publicado 19/04/2021

La blockchain generalmente se asocia con el Bitcoin y otras criptomonedas, pero estas son solo la punta del iceberg. Esta tecnología, que tiene sus orígenes en 1991 cuando Stuart Haber y W. Scott Stornetta describieron el primer trabajo sobre una cadena de bloques asegurados criptográficamente, no fue notoria hasta 2008, cuando se hizo popular con la llegada del Bitcoin. Pero actualmente su utilización está siendo demandada en otras aplicaciones comerciales y se proyecta un crecimiento anual del 51% para el 2022 en varios mercados, como el de las instituciones financieras o el de Internet de las Cosas (IoT), según publicó MarketWatch.

 

¿Por qué la blockchain es tan segura?

Al ser una tecnología distribuida, donde cada nodo de la red almacena una copia exacta de la cadena, se garantiza la disponibilidad de la información en todo momento. En caso de que un atacante quisiera provocar una denegación de servicio, debería anular todos los nodos de la red, ya que basta con que al menos uno esté operativo para que la información esté disponible.

Por otro lado, al ser un registro consensuado donde todos los nodos contienen la misma información, resulta casi imposible alterarla, asegurando su integridad. Si un atacante quisiera modificar la información en la cadena de bloques, debería modificar la cadena completa en al menos el 51% de los nodos.

La tecnología de blockchain nos permite almacenar información que jamás se podrá perder, modificar o eliminar. Por último, dado que cada bloque está matemáticamente vinculado al bloque siguiente, una vez que se añade uno nuevo a la cadena, el mismo se vuelve inalterable. Si un bloque modifica su relación con la cadena se rompe. Es decir, que toda la información registrada en los bloques es inmutable y perpetua. Además, cada nodo de la red utiliza certificados y firmas digitales para verificar la información y validar las transacciones y los datos almacenados en la blockchain, lo que permite asegurar la autenticidad de dicha información.

De esta forma, podemos pensar en blockchain como un escribano. Un medio para certificar y validar cualquier tipo de información. Un registro confiable, descentralizado, resistente a la manipulación de datos, y donde queda todo registrado.

En la actualidad, estamos acostumbrados a los modelos centralizados. Le damos toda nuestra información a empresas como Google o Facebook para que la administren, mandamos todos nuestros mensajes a través de los servidores de Telegram o WhatsApp para que se ocupen de enviarlos o gastamos fortunas en escribanos e instituciones para que certifiquen y guarden nuestras escrituras o documentos importantes. En blockchain los datos están distribuidos en todos los nodos de la red. Al no haber un nodo central, todos participan por igual, almacenando y validando toda la información. Se trata de una herramienta muy potente para comunicarnos y almacenar información de forma confiable; un modelo descentralizado donde la información es nuestra, ya que no dependemos de una compañía que brinde el servicio.

 

¿Qué ofrece la tecnología blockchain?

La mayor ventaja que ofrece la tecnología blockchain pasa por la reducción de costes, pero a esta se le suman algunas más: confianza, seguridad, eficiencia, veracidad y transparencia. Con todas ellas, la blockchain conforma una tecnología a utilizar por las empresas para avanzar junto con las nuevas novedades que ofrece el mercado.

  • Veracidad: La cadena de bloques te permite que la información guardada en estos bloques (datos o firmas de datos/documentos/ficheros) no se pueda falsificar.
  • Seguridad: La información estará guardada de forma segura por lo que, si alguna vez ocurre algún imprevisto, no perderás esa información al garantizar la red de nodos su disponibilidad. Esto va interconectado con la tercera ventaja: la confianza.
  • Confianza: El hecho de obtener seguridad, así como la imposibilidad de falsificar documentos, genera confianza tanto en tus empleados como en los clientes y proveedores de la empresa.
  • Eficiencia: Conforma otra de las ventajas esenciales. La capacidad de poder disponer de los documentos en cualquier momento es muy positiva.
  • Transparencia: Es una tecnología transparente, que posibilita buscar y localizar tus documentos sin la necesidad de pasar por un proceso confuso y complicado. Esto también está vinculado con otra ventaja que te permite la utilización de la tecnología blockchain: facilidad.
  • Facilidad: Se puede contratar ya casi como un servicio “commodity”, por lo que utilizarlo en algún sistema o aplicación es factible sin que el cliente tenga que entrar en detalles de implementación.

 

¿Qué te parecen todas estas ventajas? ¿Eres consciente de ellas? ¿Sabes si es aplicable a tu problemática? La tecnología blockchain tiene mucho que ofrecer a tu empresa. Si la implementas serás partícipe del gran desarrollo que vive la tecnología.

Por eso lee: MITRE Shield y la Defensa Activa, y recuerda que, aprovecharlos juntos permite a las organizaciones crear una defensa activa para abordar mejor a los adversarios.

El interés en blockchain continúa creciendo, pero aún existe una brecha significativa entre la exageración y la realidad del mercado. Solo el 11% de los CIO indicaron que han implementado o están en planificación de implementar blockchain a corto plazo, de acuerdo con la Encuesta de Agenda de CIO 2019 de Gartner, realizada a más de 3.000 CIO, esto puede deberse a que la mayoría de los proyectos no superan la fase de experimentación inicial.

 

Para llevar a cabo con éxito un proyecto de blockchain, es necesario comprender las causas raíz del fracaso. ¡Mira los 7 problemas más grandes del blockchain y evítalos!

1. Uso indebido de la tecnología blockchain.

Gartner ha detectado que la mayoría de los proyectos de blockchain se desarrollan únicamente para registrar datos en plataformas de blockchain a través de la tecnología DLT (decentralized ledger technology, por sus siglas en inglés), ignorando características clave como el consenso descentralizado, la tokenización o los contratos inteligentes. “DLT es un componente de blockchain, no la totalidad de blockchain. El hecho de que las organizaciones no utilicen con tanta frecuencia el conjunto completo de características de la cadena de bloques plantea la pregunta de si incluso necesitan la cadena de bloques". "Está bien comenzar con DLT, pero la prioridad para los CIO debe ser aclarar los casos de uso de la cadena de bloques en su conjunto y pasar a proyectos que también utilicen otros componentes".

 

2. Suponer que la tecnología está lista para el uso en producción.

El mercado de la plataforma blockchain es enorme y en gran parte está compuesto por ofertas fragmentadas que intentan diferenciarse de varias maneras. Algunos se centran en la confidencialidad, otros en la tokenización, otros en la informática universal. La mayoría son demasiado inmaduros para el trabajo de producción a gran escala que viene con los sistemas de acompañamiento y requisitos, seguridad y servicios de administración de red. Sin embargo, esto cambiará en los próximos años. Los CIO deben monitorear la evolución de las capacidades de las plataformas de blockchain y alinear la duración del proyecto de blockchain en consecuencia.

 

3. Confundir un protocolo con una solución empresarial.

Blockchain es una tecnología básica que se puede utilizar en una variedad de industrias y escenarios, desde la cadena de suministro hasta la gestión y los sistemas de información médica. No es una aplicación completa, ya que también debe incluir características como la interfaz de usuario, la lógica empresarial, la persistencia de datos y los mecanismos de interoperabilidad. “Cuando se trata de blockchain, existe la suposición implícita de que la tecnología de nivel de base no está muy lejos de una solución de aplicación completa. Este no es el caso. Blockchain se entiende más como un protocolo para realizar una determinada tarea dentro de una aplicación completa. Nadie asumirá que un protocolo puede ser la única base para todo un sistema de comercio electrónico o una red social”.

 

4. Ver Blockchain simplemente como una base de datos o un mecanismo de almacenamiento.

La tecnología Blockchain fue diseñada para proporcionar un registro confiable e inmutable de eventos que surgen de una colección dinámica de partes no confiables. En su forma actual, la tecnología blockchain no implementa el modelo completo de "crear, leer. actualizar, eliminar" que se encuentra en la tecnología de administración de bases de datos convencional. En su lugar, solo se admiten "crear" y "leer". "Los CIO deben evaluar los requisitos de gestión de datos de su proyecto blockchain. Una solución de administración de datos convencional podría ser la mejor opción en algunos casos”.

 

5. Suponer que existen estándares de interoperabilidad.

Si bien algunos proveedores de plataformas de tecnología de cadena de bloques hablan sobre la interoperabilidad con otras cadenas de bloques, es difícil imaginar la interoperabilidad cuando la mayoría de las plataformas y sus protocolos subyacentes aún están siendo diseñados o desarrollados. Las organizaciones deben ver las discusiones de los proveedores con respecto a la interoperabilidad como una estrategia de marketing. Se supone que beneficia la posición competitiva del proveedor, pero no necesariamente proporcionará beneficios a la organización de usuario final. "Nunca seleccione una plataforma de blockchain con la expectativa de que interactúe con la tecnología del próximo año de un proveedor diferente".

 

6. Dar por hecho que la tecnología de contrato inteligente es un problema resuelto.

Los contratos inteligentes son quizás el aspecto más poderoso de las tecnologías habilitadoras de blockchain. Añaden un comportamiento dinámico a las transacciones. Conceptualmente, los contratos inteligentes pueden entenderse como procedimientos almacenados que están asociados con registros de transacciones específicas. Pero a diferencia de un procedimiento almacenado en un sistema centralizado, los contratos inteligentes son ejecutados por todos los nodos en la red de igual a igual, lo que genera desafíos en cuanto a escalabilidad y capacidad de administración que aún no se han abordado por completo. La tecnología de contrato inteligente todavía sufrirá cambios significativos. Los CIO no deberían planear la adopción total todavía, sino realizar experimentos pequeños primero. Esta área de blockchain continuará madurando durante los próximos dos o tres años.

 

7. Ignorar los asuntos de gobernabilidad.

Mientras que los problemas de gobernabilidad en blockchains privados o con permisos generalmente serán manejados por el propietario de blockchain, la situación es diferente con los blockchains públicos. “La gobernanza en blockchains públicas como Ethereum y Bitcoin está dirigida principalmente a problemas técnicos. Los comportamientos humanos o la motivación rara vez se abordan. Los CIO deben ser conscientes del riesgo que los problemas de gobernabilidad de blockchain pueden representar para el éxito de su proyecto. Las organizaciones especialmente grandes deberían pensar en unirse o formar consorcios para ayudar a definir modelos de gobernabilidad para la cadena de bloques pública".

Según una encuesta de la consultora Deloitte, el 74% de las empresas consultadas ven en blockchain una mejora para el negocio y planean invertir en esta tecnología, mientras que casi la mitad de estas ya cuentan con alguna implementación de blockchain en su negocio.

Sin dudas blockchain hace realidad la capa inmutable y descentralizada con la que Internet siempre ha soñado. Una tecnología que permite eliminar la confianza de la ecuación y reemplazarla por verdad matemática.

 

Fuentes:

https://www.welivesecurity.com/la-es/

https://www.computing.es/

https://www.grupocibernos.com/